sábado, abril 07, 2007

El Séptimo Mundo del Budismo Chan

AIRE me ha invitado a participar en un MEME que consiste en publicar un fragmento de la págian 123 del libro que un@ este leyendo en ese momento.
Como no estoy leyendo ningún libro especialmente, pondré este que tengo pendiente de releer.
Tampoco cumpliré lo de la página 123. A pesar que es muy interesante, de este libro es especialmente bueno el capítulo siguiente:

El Séptimo Mundo del Budismo Chan

Capítulo 6. El Hueco entre los Seis Mundos y el Séptimo



"En el Budismo algunas veces imaginamos que entre la Rueda del Sámsara y la Montaña del Nirvana se encuentra una ciénaga mortífera y oscura, una clase de espacio espiritual o 'bardo' que bulle con almas en pena. Estas son las personas que saltaron, cayeron o fueron expulsadas de la Rueda cuando sus estrategias de supervivencia dejaron de funcionar.

Del mismo modo que el Sámsara es la realidad vista a través de los ojos prejuiciosos del ego, y el Nirvana es la realidad aprehendida o entendida directamente, el espacio o la ciénaga es el lugar donde la transición desde un estado de conciencia al otro es posible... no inevitable sino simplemente posible.

Ese hueco o brecha entonces, es el periodo crítico de desilusión en el que una persona entra cuando de pronto descubre que su ego no funciona bien como árbitro de la realidad. El momento en el que uno cae en la cuenta de que algo está mal intrínsecamente, que está cometiendo terribles errores de juicio, y que las cosas o la gente sobre las que hubiera apostado su vida no son lo que pensó que eran, entonces entra en la ciénaga. Quizá antes había mantenido su vida con confianza y eficiencia; pero en la ciénaga, duda de su habilidad para manejar su vida en lo más mínimo.

Una variedad de causas pueden lanzar a un individuo hacia la ciénaga. En algunos casos se ve abrumado por un suceso que su ego ve como una tragedia personal: la muerte de un ser amado; una traición; una severa enfermedad o un achaque; un fracaso humillante o un rechazo; o quizás hasta una dificultad aparentemente insignificante, que ha traído una masa acumulada concluyente de pequeñas miserias.
Otras veces simplemente no puede aceptar el orden natural y cambiante de las cosas cuando descubre amenazantes signos de vejez en su cara, en la mente y la virilidad, o cuando los niños crecen y le excluyen de sus vidas privadas, relegándole a jugar un papel inferior al acostumbrado. En algunas ocasiones invierte demasiado en un trabajo, en un credo o en un modo de vida, y experimenta, una vez que ha descubierto que su inversión fue ridícula, las mortificaciones de la insolvencia.

Otra causa peculiar - pero común - de una introspección problemática es el abrupto despertar de un individuo al hecho de que la fase de "llegar a ser" en su vida ha terminado, que él ya es lo que estaba destinado a ser, y que la respuesta a la pregunta: "¿Es eso todo lo que hay?", es lúgubremente afirmativa."


"Allí, en la ciénaga, se encontrará a sí mismo, con mucha confusión rodeado por los muertos y los moribundos, los drogados, los borrachos y los locos. Puede que no se de cuenta inmediatamente de que tarde o temprano podrá ser uno de ellos. Por el momento es sólo un extraño en una tierra desconocida.

Tres cursos de acción puede llegar a tomar: (1). Puede llegar a divisar los signos distantes de un santuario parpadeando en la montaña del Nirvana. De muchas maneras diferentes, las religiones de salvación siempre anuncian su habilidad para ayudar a las personas con problemas. Si se es espiritualmente precoz - y frecuentemente las personas que menos sospechamos que poseen un potencial espiritual resultan ser las que han recibido el mayor don divino - puede que no se tome mucho tiempo en ponderar su situación. Puede que rápidamente sienta que la felicidad no puede consistir en el mundo exterior a sí mismo y que si va a sobrevivir, no puede continuar definiéndose a sí mismo en términos de sus relaciones con otras personas (el equivalente religioso de intentar dividirse por cero.) Preocupado ahora por primera vez por el bienestar de su propia alma, puede comenzar a nadar en la dirección del potente viento del Nirvana. (2). Puede mirar hacia atrás al mundo del Sámsara y ver a la familia, a los amigos, los vendedores de la televisión, y una variedad de trabajadores sociales, todos intentando alcanzarle desde la Rueda para traerle de vuelta. Estos le asegurarán que encontrará una nueva vida si simplemente se arregla los dientes, se compra un coche deportivo, se une a un club de salud, cambia el estilo de su peinado, invierte en bolsa, u organiza encuentros y reuniones sociales para personas con su misma confusión.

Si acepta su ayuda e intenta todos los remedios de los Seis Mundos con desesperación, será sólo cuestión de tiempo hasta que descubra que el pelo rizado no puede resolver una crisis existencial, o que una cadena musical Blaupunkt tampoco puede ahogar una llamada espiritual. Nada habrá cambiado a mejor. Todavía se sentirá como un extraño... un extraño desconcertado y, después de varios meses aplicando esos remedios, en números rojos. Su angustia se intensificará en consecuencia y terminará por regresar a la ciénaga en peores condiciones que cuando la dejó."


"El mundo del ego simplemente no reconoce un mundo distinto y separado del espíritu. En términos de geografía espiritual, la Montaña del Nirvana no se puede ver desde la Rueda del Sámsara. La gente en la Rueda no saben que para llegar al Nirvana es absolutamente necesario tratar con la Ciénaga. (No hay ninguna otra manera.) Toman como una certeza que el Nirvana es simplemente un estado refinado o más elevado del Sámsara. Reconocen la existencia de personas espirituales pero suponen que la espiritualidad es meramente una condición de un ego alterado, un ego que, quizás, se ha purificado a sí mismo de todos los signos observables de pecado y, como una recompensa, ha sido glorificado y elevado. No pueden concebir la pérdida de su ego, una pérdida, según ellos, similar a perder su mente o al menos su humanidad. Para ellos, las criaturas sin ego son criaturas sin identidad: vegetales, amebas, y lunáticos - grupos en los que nadie quiere incluirse voluntariamente."


"Estos son, pues, los tres posibles destinos que le esperan a aquel que ha descendido al interior del hueco. Puede volver al Sámsara, cauterizado, marcado y de alguna manera ceñudo y menos espontáneo que antes. O, si todos los intentos terapéuticos fallan y vuelve a caer en el camino de la autodestrucción, puede terminar su carrera en la ciénaga hasta que consiga destruirse totalmente a sí mismo.

O, en un afortunado, precioso, lúcido momento, puede discernir lo que es obvio y ver que la vida es simplemente muy dolorosa y amarga y que después de todos sus años de ensayo, ha fallado completamente en disminuir el dolor o endulzar la experiencia. Esta conclusión ha de ser alcanzada; y no importa cuánto tiempo le lleve a una persona alcanzarla, o cuánto ha sufrido hasta ese momento, o incluso cuántos crímenes ha cometido en el proceso. Sólo importa que llegue a esa comprensión.

Si se encuentra a sí mismo en pena entre los muertos y los moribundos, los drogados, los borrachos y los locos, y al menos grita rogándole al Señor que le ayude, entonces ha entrado en el Séptimo Mundo del Chan.

Esto es debido a que la primera de las Cuatro Nobles Verdades es justamente esta: La vida es amarga y dolorosa. A no ser que esta Verdad sea comprendida... no aceptada con fe, sino reconocida... no estudiada, sino testificada... no asumida por la razón, sino verificada por la experiencia, absolutamente y sin matices, a no ser que una persona sepa desde la cabeza a los pies que la vida es en verdad amarga y dolorosa, no será hasta entonces siquiera un candidato para la liberación budista.

La Primera Verdad debe ser asimilada antes de que la Segunda Verdad pueda ser
revelada. Vivir en el Sámsara es sufrir. Vivir bajo la tiranía del ego es una batalla sin fin que no puede terminar en victoria. Mientras el tirano viva, nos tiraniza. Somos fustigados. La salvación, por tanto, comienza confesando la derrota. (No con un acto de contrición, como algunos lo pueden entender, sino meramente como una confesión de la derrota. La contrición viene después.)"


"El maestro sabe que la vida del ego es verdaderamente amarga y que una persona debe aprender por sí mismo la estupidez de llegar a creer lo contrario.

En el léxico de la salvación, la Desilusión llega antes del Despertar."


___________________

Dejo libremente a mis amig@s que quieran seguir el MEME. Simplemente quien quiera hacerlo que lo diga y ya.

Este libro lo encontré por internet hara ya unos años. Buscando la web de donde lo bajé me encuentro ahora que no esta. (hay, eso sí, muchos libros y documentos interesantes.) Os recomiendo que le hagais una visita: Orden Hsu Yun del Budismo Zen

Finalmente, pongo el libro en Scribd. Lo podeis ver a pantalla completa aquí mismo y descargar en pdf.



:: posted by giroaj, 7:44 a. m.

5 Comments:

Me gusta todo esto. Tengo toda la colección budista en casa. La hice porque pienso que es de gran ayuda.
Verás, te cuento un poco lo que pienso yo. Tengo el recuerdo de que me he tratado de matar muchas veces “suicidio” y de hecho lo hice. Ese recuerdo tengo. Pero como no se puede uno matar (porque vuelves a la vida y además en una situación peor de la que tenía cuando me suicidé…), llegas a la conclusión de que “la vida” te obliga a vivir. Mientras no lo hagas…no podrás avanzar.
Estoy en X fase. Si la supero…pasaré a otra mejor, de no ser así “repetiré” y además será peor que la que tengo. Hay que aprender a vivir en el infierno y tratando de salvar a alguien de él. Yo me siento salvada. Aunque a veces me quedan restos de embalaje, creo que voy saliendo con paso firme. He caído en la ciénaga, he estado peor que loca, una loca muy cuerda, porque te das cuenta de lo mal que estás y es peor.
He alcanzado sabiduría en unas cosas, “desapegos y sentirme fuera de….” Pero me quedan cosas muy fuertes que superar, muchas…espero lograrlas, con ayuda de todos y la divina.
Te dejé una gran contestación a tu comentario en mi blog, me hizo moverme y darte una respuesta más amplia.

Un saludo amigo…marvision
Blogger marvision, at sábado, abril 07, 2007 6:09:00 p. m.  
Hola Hola,

Pues me encanto, pero me lo leo super despacio porque no se estos temas me gustan muchisimo. Ya por correo te pido que me mandes estos datos... jejeje...

Gracias por compartir este pedacito que habla muchisimo precisamente de lo que estoy tratando de aplicar a mi vida, redefinir las cosas entendiendo como ES.

Saludos
Aire
.
.
Blogger Aire, at lunes, abril 09, 2007 3:17:00 p. m.  
Bueno...
Siguen las coincidencias que no son, las afinidades de siempre, el hecho que TODOS SOMOS UNO.
Interesante el libro y la página. Me gustó mucho eso de que primero está la desilusión y, después, el despertar: lo viví en carne propia.
Abrazos, amigo...

olie
Blogger princess olie, at lunes, abril 09, 2007 11:39:00 p. m.  
Hola amigo@s,
muchísimas gracias giroaj por compartir este libro y este pedacito con nosotros, me ha gustado mucho y más que eso me ha sido de mucha utilidad leerlo en este momento y supongo que no habrá sido casualidad pues me hallo en un difícil momento de mi vida y lo que he leído me ha venido muy bien.

Muchas gracias a tod@s ;-)
Un fuerte abrazo amigo ;-)
Blogger Rafael Eslava, at miércoles, abril 11, 2007 7:52:00 a. m.  
Hola querido GIROAJ, me ha fascinado leer esta parte, y muchas gracias por darnos el libro completo, ya lo baje y espero leer de principio a fin. Bueno ya te vas dando cuenta que somos muchos(as) los que compartimos las mismas inquietudes, me encantó lo que te dice Marvisión y mi amiga Aire.

De nuevo gracias y queda contigo todo mi cariño, en un beso grande y un fuerte abrazo

Nati
Blogger Natinat, at jueves, abril 12, 2007 5:27:00 a. m.  

Añadir Comentario

Inicio

Suscríbete

Add to Google Reader or Homepage

Subscribe in Bloglines

Add to netvibes

Add to My AOL

Suscribe por email

FeedBurner

Suscribirse a
Entradas [Atom]