lunes, agosto 24, 2009

«Los fabricantes de fármacos invaden los hospitales»

 
Lo que dice en esta entrevista este farmacólogo no es ninguna novedad. De hecho esto lo sabe todo el mundo: es Vox Populi. Pero no es lo mismo lo que intuyo, creo o, incluso, sé, a que lo exprese de forma clara y rotunda un especialista en el tema, y forma pública.
 
Cabría preguntarse si todo esto no tiene consecuencias:
 
¿Cómo es posible aceptar un sistema en el cual el médico va a prescribir más en función de lo que le dice el fabricante, y caro, que lo que realmente conviene al enfermo?
¿Cómo es posible aceptar el escasísimo control sobre los medicamentos nuevos por parte de las autoridades sanitarias?
¿Cómo es posible aceptar que te vendan por "nuevo" al "viejo" modificado parcialmente para cobrarte por una patente de, en vez de 5 €, 50 € ?
¿No es eso una estafa o un robo?
 
Y así podriamos seguir preguntándonos.....
 
¿Alguna consecuencia? ¿Alguien va a decir: "¡¡Oh!! !!Esto es terrible!! ¡¡Es un escándalo mayúsculo!! Hay que hacer algo para cambiar esto."
 
 
Mucho me temo que seguiremos roncando en el país del todo vale, incluso que la gente lo sepa:
total, ¡¡da igual!! ¡¡no pasa nada!!
 
 
***************************************

Entrevista a: Carlos Rodríguez Moreno farmacólogo clínico del chus

«Los fabricantes de fármacos invaden los hospitales»

Advierte de que los medicamentos nuevos apenas aportan ventajas sobre los anteriores

Fecha de publicación: 23/8/2009                                 

Ya no es solo cuestión de dinero. Es también un tema médico y cultural. Lo dice Carlos Rodríguez Moreno (Ciudad Real, 1954), con una larga trayectoria como farmacólogo clínico. Después de trabajar en Valencia, y Vall d'Hebrón (Barcelona), puso en marcha en Mallorca un programa de uso racional del medicamento y después en el Sergas. Colaboró con la OMS (Organización Mundial de la Salud) como especialista en medicamentos y con Médicos del Mundo en Ruanda, Cuba y Colombia. Está en el Hospital Clínico de Santiago desde 1999.

 

-Galicia es la comunidad donde se prescriben menos genéricos. ¿Por qué?

-La industria farmacéutica es una de las más poderosas del planeta. Para seguir sacando beneficios todos los años, tiene que continuar produciendo y vendiendo nuevos medicamentos. Se estima que solo entre el 3 y el 5% de los nuevos medicamentos son innovaciones reales. Los médicos confundimos nuevo con mejor y no estamos preparados para refutar estudios clínicos que dicen que un medicamento nuevo es mejor que otro.

-Existe el mito de que los laboratorios toman los hospitales y, casi, casi, «compran» a los médicos. ¿Es real?

-Es absolutamente cierto. Los fabricantes de fármacos están metidos en todo el entramado sanitario, invaden los hospitales, la atención primaria, la investigación, la formación posgraduada y lo que es más grave, la elaboración del cuerpo de conocimiento médico. Muchas investigaciones demuestran que los estudios de líderes de opinión están basados en estudios sesgados. Hay un despliegue de visitadores presionando. La formación continuada, la investigación, la asistencia a congresos, la secretaría de sociedades científicas, las publicaciones médicas y todo tipo de actividad científica están subvencionados y mediatizados por los fabricantes.

-¿Y en los centros de salud?

-Los médicos de primaria están más concienciados. Es asombroso el rigor y los conocimientos de los médicos de primaria, algo que no cuadra cuando ves los datos de lo que recetan. ¿Prescripción inducida desde los hospitales? ¿Presión de los enfermos que sufren el influjo publicitario del fabricante?...

-¿Un laboratorio puede sacar al mercado un medicamento nuevo así, sin más?

-Las agencias española y europea del medicamento, subvencionadas según el número de medicamentos que valoran, y el sistema neoliberal que no permite ser restrictivo con el mercado, aprueban un medicamento con un solo ensayo clínico frente a placebo (más o menos disfrazado). Es insuficiente para saber su seguridad y su papel frente a otras alternativas, mejor conocidas y más baratas. Todos los años salen medicamentos más caros y peor evaluados.

-Usted defiende que no solo es una cuestión de ahorro.

-No mandaría solo ese mensaje. Es también un problema cultural y de buena praxis. Cuando prescribes por genérico, o mejor por principio activo, estás dando información sobre los efectos del medicamento, efectos indeseables, efectos farmacológicos, interacciones, duplicidades, etcétera, porque el nombre genérico esta asignado por la OMS. Otro problema es: ¿ese gasto farmacéutico, que está aumentando, cura más? Nadie sabe nada de esto porque el gasto en medicamentos no podemos relacionarlo con indicadores de salud. Más que cuánto gastamos es importante preguntarse, saber si aquello en lo que gastamos nos cura, si es eficaz.


:: posted by giroaj, 2:48 p. m.

0 Comments:

Añadir Comentario

Inicio

Suscríbete

Add to Google Reader or Homepage

Subscribe in Bloglines

Add to netvibes

Add to My AOL

Suscribe por email

FeedBurner

Suscribirse a
Entradas [Atom]